África se une para no convertirse en un vertedero de desechos tóxicos

Los Estados africanos buscan controlar el traspaso de desechos tóxicos desde otros continentes y evitar nuevos derrames de químicos en sus costas. Por ello, se reunieron para reforzar los tratados internacionales existentes y encontrar nuevos mecanismos financieros para implementar las soluciones.

0
504

Rectificar su compromiso por el medio ambiente e idear nuevas formas de garantizar que África elimine los desechos tóxicos que llegan injustamente al continente fueron los principales objetivos de la segunda Conferencia de las Partes (COP2) del Convenio de Bamako. La COP2 se llevó a cabo desde el 30 de enero al 1 de febrero de este año en Abiyán, Costa de Marfil.

Derrames de barriles con químicos y montañas de desechos electrónicos han afectado constantemente el continente tanto en términos sociales como ecológicos. África ha sido víctima de múltiples acciones que han dado lugar a envenenamientos de la población e incluso la muerte de algunas personas, entre ellas el incidente de Koko en Nigeria o de Probo Koala en Costa de Marfil.

En esta instancia, los gobiernos se comprometieron a hacer de África un continente libre de contaminación y a controlar el movimiento transfronterizo de desechos peligrosos. El mensaje común fue, además, generar acciones urgentes para implementar efectivamente lo establecido en la Convención de Bamako.

Este convenio entró en vigor en 1998 y prohibe la importación de cualquier material peligroso y desechos radioactivos, con el fin de proteger la salud de las poblaciones y el medio ambiente de los países africanos. Así, impide el vertimiento o la incineración de desechos peligrosos en los océanos y aguas y promueve la cooperación entre las naciones africanas.

Con respecto a los mecanismos para implementar el convenio, Ibrahim Thiaw, Director Ejecutivo Adjunto de ONU Medio Ambiente, indicó que “nuevas asociaciones público-privadas regionales podrían conducir a la creación de instalaciones adecuadas para gestionar los residuos peligrosos generados en África”.